Mensaje del Presidente del Estado de Palestina Mahmoud Abbas al mundo con motivo de la Navidad

Bethlehem/PNN/

Es la época del año en que Palestina celebra la Navidad con el mundo; El día en que nuestra gente celebra el nacimiento del mensajero del amor y la paz.

A pesar de todos los desafíos que ha atravesado Palestina, hemos visto muchas ciudades y aldeas palestinas alzando nuestra bandera, encendiendo los árboles, con coros cantando villancicos en Belén, Jerusalén, Gaza, Ramallah, Beit Jala, Beit Sahour, Birzeit, Taybeh , Jifna, Zababdeh, Nablus, Jericó y muchos otros. Esta Navidad, como cada Navidad, nuestra gente con el mundo mira la anunciación, los tres reyes magos y la Gruta.

Como cada año, estaré presente con los fieles en la Iglesia de la Natividad y en la Iglesia de Santa Catalina celebrando con millones de personas la misa de medianoche. Acabo de visitar a su Santidad el Papa Francisco; Él fue una fuente de apoyo, para mí y para nuestra gente que sufre de injusticia.

Relacioné con su Santidad, la esperanza de mi pueblo de que 2019 será el año de terminar con la ocupación y de alcanzar nuestras aspiraciones nacionales de nuestra condición de Estado en las fronteras de 1967 con Jerusalén Este como su capital, para vivir al lado de nuestros vecinos.

En esta ocasión, llamamos a todos los creyentes y personas de buena voluntad en el mundo a orar y trabajar por la justicia, la paz, el amor y la igualdad entre todos, especialmente para nuestra gente a quienes se les ha negado su derecho a vivir en libertad y dignidad durante décadas. Es nuestra voluntad vivir en paz y dignidad en nuestra tierra natal y en la tierra de nuestros antepasados.

Por otro lado, estamos presenciando una escalada en las políticas racistas israelíes y las actividades de asentamiento coloniales especialmente en Jerusalén, a través de procedimientos sistemáticos para cambiar sus características, identidad y mensaje cultural. Queremos que sea una ciudad abierta para el culto de todos los creyentes y seguidores de las religiones monoteístas, musulmanes, cristianos y judíos, para que nuestro pueblo pueda ejercer su derecho de libertad de culto en sus lugares santos cristianas e islámicas, que nos han sido privados como resultado de la larga ocupación.

A través de la política constante de Israel para debilitar la presencia cristiana en Tierra Santa, fuimos testigos este año, de un precedente preocupante en la historia moderna, el cierre del Santo Sepulcro. El cierre fue en protesta y rechazo a las políticas israelíes que apuntan a la presencia cristiana en Tierra Santa.

Estas políticas incluyen la confiscación de tierras como Cremisan y presionar para legislar a través del parlamento israelí para confiscar tierras y propiedades de iglesias, expandir asentamientos, demoler casas, mientras se revocan los documentos de identidad de familias y se les niega su reunificación. Todas estas políticas deberían alarmar a las personas libres en nuestro mundo. Y aquí me pregunto: ¿celebraría el mundo cristiano la Navidad o la Pascua en un momento en que nuestros cristianos, a quienes llamamos las piedras vivas de la Tierra Santa, son empujados a emigrar debido a la grave situación y la dura vida que experimentamos como resultado de las medidas israelíes opresivas y arbitrarias?

Trabajemos juntos para revivir el mensaje de esperanza que surgió de una humilde Gruta en Belén para trabajar por la paz y la justicia a fin de que la sabiduría prevalezca para finalmente llevar la paz a la tierra de la paz.

“Gloria a Dios en lo más alto, y en la tierra paz para las personas de buena voluntad”.